Un viaje a velocidad de curvatura

Hace ya algún tiempo que poco o casi nada escuchamos acerca de la conquista del espacio. Avistamiento de OVNIs reducido a la nada. Programa de transbordadores en re definición. La estación espacial con récord de humano en estancia allá fuera: una de las pocas noticias relacionadas. Duración: 5 minutos en los noticiarios.

Solo nos queda tirar de Star Trek y su velocidad de curvatura. Los viajes interestelares relegados a la ciencia ficción por una paralización, quizá ficticia – ¿pueden estar preparando algo realmente grande?, ¿Viaje a Marte?- de los altos presupuestos destinados a la materia. Actualmente la NASA tiene un presupuesto de 18.010 millones de dólares.

La velocidad de curvatura permitiría viajar más rápido que la velocidad de la luz. Básicamente creando un pliegue en el espacio-tiempo. Básicamente. El espacio vacío que queda por delante y detrás de la nave  empuja y desplaza el tiempo y el espacio circundante del artilugio transportador

curvatura
Velocidad de curvatura

Una velocidad de 300.000 kilómetros por segundo. La teoría tiene sus detractores: qué ocurre con las fluctuaciones. El espacio expandido, lo que queda detrás, es un espacio negro. Es lo más parecido a un agujero oscuro. El nacimiento y muerte de partículas se ejecuta casi al mismo tiempo. Es la teoría de la radiación de Hawking

Stephen Hawking
Stephen Hawking

 

 

 

Partículas cero y uno, partículas y antipartículas que se crean y se destruyen casi al mismo tiempo.”

 

 

 

La temperatura generada en el proceso es tan alta que la nave espacial debería tener unas paredes extraordinariamente anchas. El enorme campo gravitatorio creado por el agujero negro puede olvidarse de absorber uno de los pares de partículas, es decir, puede romper la forma.

agujero negro

Pero, aunque pudieran construirse paredes gruesas que amenizaran las altas temperaturas de la radiación de Hawking, la contracción del espacio tiempo en la parte delantera de la nave provocaría que la ruptura de pares de partículas se amontonaran en la pared.

horizonte negro blanco

“Este fenómeno llevaría a un crecimiento exponencial de energía incontrolable y hace inconsistente la construcción porque tiende a auto-destruirse”, apunta el investigador del CSIC Carlos Barceló, del Instituto de Astro-física de Andalucía, en Granada. “O inventamos una manera de contrapesar esa energía con una energía inversa, lo cual parece inverosímil, o simplemente hay que admitir que no podemos superar la velocidad de la luz por razonables periodos de tiempo”, añade el investigador del CSIC.

De momento nos conformamos con el comandante Kirk y un Spock que, anonadado por el extraño comportamiento humano, no deja de cavilar un extraordinario futuro de la humanidad allén de la troposfera. A velocidad de curvatura.

Engage !!!

spock

 

Stanley Kubric, Deisy Deisy

Si un director de cine puede dejar marca es Stanley Kubric (julio 1928 – marzo 1999). Aprendimos de él qué es la gravedad cero. Qué es una explosión en el espacio exterior. Qué es el infinito. Personaje con un carácter especial, Jack Nicholson no habla muy bien de él. Y no digamos Tom Cruise o Nicole Kidman. Exigía demasiado. Fanático del cine, jacobino de la ficción y, sobre todo, amante del arte.

Un artista al fin y al cabo que, si os decimos la verdad, nos atrae bastante más por sus Senderos de Gloria que por 2001, una odisea en espacio. Nada que ver con la ciencia ficción y sí con un pasado atroz de barricadas, de líneas Maginot; hombres que caían a cientos por la inconsciencia e inconsistencia de unos mandatarios apegados al ingreso de divisas, a su fácil máquina de hacer dinero, al tremendo nacionalismo. (Todos sabemos que no hay fronteras)

 

Stanley Kubric
Stanley Kubric
Senderos de gloria
Senderos de gloria

No creemos que sea muy amigo de las Redes Sociales pero sí sabemos que es el director que nos ha hecho vibrar, que acertó con su análisis del futuro; un poco kitsch, pero al fin y al cabo futuro. Futuro que ya está aquí.

No creemos que sea un amante de las redes sociales. Más bien debía estar sumido en una biblioteca en los highlands. Con numerosos volúmenes de Julio Verne, con grabaciones de Fritz Lang y algún que otro artículo de The Times.

El ejemplo de su apabullante personalidad puede describírnoslo Shelley Duval, Wendy Torrance en la película El Resplandor. Terminó de los nervios por la exageradamente exigente actitud de Kubrick en las frías noches de Oregón. El gesto desquiciado de la actriz de Houston no es un artificio de la profesión sino una reacción natural y real ante el déspota del celuloide. Repeticiones incansables de tomas. Falta de descanso en el equipo. La perfección tiene un precio. Nicole Kidman y TomCruise lo saben.

 

Hal 9000 nos observa cuidadosamente en un mundo sin fronteras. En una crisis que empieza a ver la luz. ¿Qué nos diría Hal? Deisy, deisy… Paranoia de unas baterías a punto de fenecer.

Hal 9000
Hal 9000

Un director maldito que nos enseñó a valorar el travelling, con su steady cam y ya de paso, para los más pequeños, con el Cinexin. Este último queda como recuerdo ineludible en ese eterno retorno del arte, de cine. Aunque sea un juguete donde el pato Lucas evolucionaba con Mickey Mouse al tiempo que la canoa se desmontaba en milésimas de segundo.

 

cinexinsteaady cam

El arte por el arte. Aquí Benito Jerónimo Feijoo vería las lágrimas de la lluvia resbalar por el cristal de la calesa. Un Feijoo que posiblemente tenga una raíz común con Stanley; el beneplácito de las musas, el talento del escultor en bruto. Almas gemelas que hoy estarían forzosamente en redes sociales. Y darían a conocer su arte, sus productos a través de la comunidad online virtual

 

 

La Guerra de las Galaxias VII con garrota

La insana costumbre de los revival cinematográficos llega a su máxima expresión con La Guerra de las Galaxias VII. ¿Qué necesidad hay de revivir el pasado? El éxito asegurado de taquilla al estilo Hollywood. Una fórmula que funciona y que casi siempre deja indiferente al espectador, por no decir hastiado de volver a picar en el anzuelo de la marcha atrás. Pero no olvidarse de que en EEUU ir al cine es un deporte de fin de semana que mueve cantidades ingentes de dólares.

Star Wars VII

La banda sonora correrá de nuevo a cargo de John Williams; evidentemente lo mejor de la saga