Yo robot o el inquietante mundo artificial

Isaac Asimov predestinó, en sus Sueños de Robot, el inquietante mundo de la inteligencia artificial con un cierto aire nostálgico. Él nos acercó, con el permiso de Fritz Lang, al apasionante entorno de los ingenios electrónicos que pretenden sustituir al hombre. Varios son sus herederos. Uno de los que mejor refleja los avances en la materia: Boston Dynamics. Sus clientes preferenciales: el ejército americano y Sony Corporation.

Hablando de ficción nos podemos remontar hasta Metropoli (Fritz Lang, 1927) y Planeta Prohibido (Forbidden Planet, Fred McLeod 1956) para encontrar referencias trasnochadas del concepto robot tal y como lo entendemos hoy. Siempre con una tendencia a representar los ejes de mal bajo la hojalata. Pocos han sido los que reflejen la teórica bondad de los autómatas. Metropoli impacta por lo antiguo. En esa época empezaban a popularizarse la construcción de coches en cadena, Ford; en Alemania la metalurgia iniciaba sus pasos, Krupp; en 1889 Francia levanta la Torre Eiffel y Citroen ve la luz en 1919. España está recuperándose del desastre del 98.

Planeta Prohibido abre el subgénero de las space opera con gran acierto. La película detalla con suspense lo que más tarde bordaría Alien pero, en este caso, con el alienígena. Fred McLeod humaniza al robot bajo el simpático nombre de Robby. Algún agradable sentimiento quería despertar. Sin éxito.

planeta prohido

Ya en nuestros días nos sorprende la empresa Boston Dynamics no sólo por su tecnología sino por las pruebas de estrés a las que someten a sus “criaturas”…y por la pobreza de su página web. Google no cuidó mucho este aspecto. La empresa de Boston fue comprada por el buscador en 2013 y vendida el pasado marzo por su presunta falta de proyecto rentable en los próximos años. Después de visionar el documental no parece que Google haya acertado esta vez. Toyota y Amazon están detrás de la compañía

prueba de estrés cibernética:

La empresa es uno de los contratistas del ejército americano en el desarrollo del Big Dog, una suerte de perro cargador de enseres financiado por la Agencia Militar de Proyectos de investigación (DARPA) El proyecto fue desestimado por sus patas. La movilidad no era su fuerte y es que la manía de equipar sus creaciones con patas no parece la mejor decisión para unos equipos con grandes posibilidades en la mejora de las condiciones de los humanos.  Mejor conseguido es el Atlas robot. Bípedo con apariencia  humanizada que genera unas ganas irrefrenables de ser tumbado, a tenor de las pruebas de estrés. Su fuerte está en los sensores que mantienen la vertical del engendro. No hay quién le tumbe. Veinticocho sistemas hidráulicos rigen las extremidades, cámaras dirigen sus ojos y una enorme, todavía, batería litio alimenta sus cada vez menos torpes movimientos.

La rebelión de los androides está a la vuelta de la esquina si continuamos realizando pruebas de estrés como esta. El frío metal está apunto de levantarse, no desde los cinturones industriales sino desde el humanizado sicilio de las máquinas.

Slide or Not Slide: Europa vs America

.Eran los años 80. Los americanos comenzaban a mostrar las técnicas provenientes del Dirt Track: derrapar y derrapar. Sin embargo, los pilotos europeos miraban hacia otro lado; no era posible que derrapando se ganara tiempo, más bien al contrario. Christian Sarron es el mayor exponente de la conducción fina, del pilotaje anti slide que, viéndolo con ojos de hoy, era claramente parco en detalles. Más bien era un estilo anodino que con la técnica de los controles de tracción queda incluso por encima. Indudablemente prefiero las motos de 2 tiempos y es que cualquier tiempo pasado fue ¿mejor?

Sarron

Siempre asociado a Sito Pons. Ese estilo del pleistoceno que hoy nos parece ridículo pero en aquel entonces era lo habitual. La lógica nos dice que no derrapar debe hacernos ganar tiempo. Las leyes de la física dicen lo contrario. Se gana tiempo derrapando porque el reparto de masas hace que la moto gire con menor inclinación y que, por tanto, en el ápice de la curva la moto saldrá menos inclinada.

Esta es la foto más espectacular que se le hizo a Sito Pons. El mayor exponente del estilo europeo antislide

Sito Pons

Para espectacular el estilo de Randy Mamola. No era exactamente slide, era más bien el descuelgue antonomásico. Un estilo que nos dejaba perplejo. Parecía que iba a bajarse en marcha. Californiano de San José. Randy nos dejaba boquiabiertos. Sus descolgadas amenazaban cualquier ley física y con sus pecas recorría el Continental Circus haciéndonos reír. Porque, además, Randy tiene un sentido del humor fuera de lo común; ese humor que acaba por cansar pero que en su caso nos dejaba gotitas de placer.

Randy Mamola

Víctor Palomo, leyenda aqua-asfáltica

Víctor Palomo (1949-1985) fue un pionero en las grandes cilindradas. Campeón del mundo de esquí acuático a los 21 años de edad, también probó el motocross aunque se vio lanzado al mundo de las 350 centímetros cúbicos primero y, más tarde, 750 cc de dos tiempos. Eso sí que eran motos. Con dos amortiguadores traseros y freno de disco de una sola pinza. Detrás solían llevar freno de tambor. Hoy sería impensable.

victor palomo tumbando

Trazaba las curvas sin descolgarse y por tanto eran más amplias. No obstante, en aquel entonces nos parecía espectacular. Tuve la ocasión de verle en el circuito del Jarama. Yamaha confiaba en él. En aquella época los pilotos se costeaban casi todo el equipo, incluida la motocicleta, que era prestada y debía ser devuelta en buen estado.

Pionero en las grandes máquinas nos dejaba boquiabiertos cuando aceleraba. Al trazar las curvas, nos parecía normal que no tumbara en el ápice pero es que en aquella época no existía la opción de deslizar, de derrapar. Los americanos seguían haciendo Dirtrack

dirtrack

Víctor era simpático. Muy buena persona. Y desgraciadamente la diabetes se lo llevó por delante. Siempre recordaremos su figura. Con sus gafas. Con sus ganas de vencer. Hoy podría ser un magnífico director de equipo en MotoGP. Incluso en Fórmula 1. De nuevo la enfermedad nos hace perdernos grandes hazañas.

 

 

Caetano Veloso, el sur y Social Media Decisión

Hoy nos hemos trasladado al Sur de Madrid, ese sur lleno de vida, ese sur del que procedemos. Hemos visto aviones, trenes, taxis, autobuses; solo nos ha faltado un barco; ese barco que tanto echamos de menos.

Un viaje en búsqueda de la felicidad. Un viaje en busca de prosperidad. El sur, siempre el sur. Caetano Veloso explica el sur en profundidad. Salvador de Bahía, qué recuerdos.

caetano

Ahora, mirando atrás sin ira. Vemos en la lejanía una playa desierta. Un mar en calma. La sonrisa de un niño. Una mujer, del sur, vestida con tan solo un pareo. Y vuelve a venirse a mi cabeza el sur. Siempre el sur. Con sus gentes. Ahh, Salvador de Bahía, cómo te echo de menos. Meninos da rua, a los que invitábamos a perritos calientes. Siempre el sur. Con sus gentes, con su inmensa felicidad. Sabemos que no hay nada tecnológico en ese artículo pero es que tenemos el día Sur. Tenemos el día de terciopelo. Amor, siempre amor. Besos, siempre besos. Y ya sabéis besos 2.0

Y cómo siempre, aprovecho la ocasión para promocionar a los amigos de SMD

SMD

Curiosiades asiáticas en Redes Sociales

Nos llama la atención que las redes sociales en países árabes tienen un reparto desigual. Es curioso que tan solo el 36% de los qataris usan Facebook mientras que en Túnez son utilizadas por el 98%. Es una cortesía de Mid East Media. Este gráfico es sin dudas esclarecedor:

Mideastmedia

Recordamos que la censura que sufrió Turquía con la supuesta restricción de DNS fue un rotundo fracaso. A los pocos minutos se publicaron, tal y como veis en la foto:

turquia DNSPero ¿estamos realmente enganchados a las redes sociales?, rotundamente sí. Publicamos fotos personales. Añadimos información íntima y todo ello de forma gratuita. Eso, precisamente, es lo que ha llevado a algunos a aprovecharse y bien crean campañas de difamación de personajes famosos o bien de empresas. Es por ello que se hace necesario un orden dentro de las redes sociales.

Y qué se puede decir de China: “Censura” es un concepto asumido de cara al público mayoritario. Prácticamente queda restringido a algunas búsquedas tele-dirigidas por inmensos Proxy que llevan a la navegación directamente a la web del partido comunista.

Las limitaciones impuestas por los gobiernos, por llamarlo de alguna manera, han acelerado la imaginación. En tiempos del dictador Franco la Codorniz hacía lo propio en papel. Ahora lo recordamos con cierta simpatía pero se jugaban el cuello constantemente. Eran otros tiempos, eran tiempos sin Internet y, por ello, sin redes sociales. Pocos kioskos han sobrevivido. Y los que lo han hecho han quedado en el ostracismo. Algún que otro Marca y poco más.