Víctor Palomo, leyenda aqua-asfáltica

Víctor Palomo (1949-1985) fue un pionero en las grandes cilindradas. Campeón del mundo de esquí acuático a los 21 años de edad, también probó el motocross aunque se vio lanzado al mundo de las 350 centímetros cúbicos primero y, más tarde, 750 cc de dos tiempos. Eso sí que eran motos. Con dos amortiguadores traseros y freno de disco de una sola pinza. Detrás solían llevar freno de tambor. Hoy sería impensable.

victor palomo tumbando

Trazaba las curvas sin descolgarse y por tanto eran más amplias. No obstante, en aquel entonces nos parecía espectacular. Tuve la ocasión de verle en el circuito del Jarama. Yamaha confiaba en él. En aquella época los pilotos se costeaban casi todo el equipo, incluida la motocicleta, que era prestada y debía ser devuelta en buen estado.

Pionero en las grandes máquinas nos dejaba boquiabiertos cuando aceleraba. Al trazar las curvas, nos parecía normal que no tumbara en el ápice pero es que en aquella época no existía la opción de deslizar, de derrapar. Los americanos seguían haciendo Dirtrack

dirtrack

Víctor era simpático. Muy buena persona. Y desgraciadamente la diabetes se lo llevó por delante. Siempre recordaremos su figura. Con sus gafas. Con sus ganas de vencer. Hoy podría ser un magnífico director de equipo en MotoGP. Incluso en Fórmula 1. De nuevo la enfermedad nos hace perdernos grandes hazañas.

 

 

FURIA

El Instante

Avanza entre el ruido y la prisa, camina con él, la lleva dentro. Su furia es sorda y ciega, pero grita alto cuando los ve ante sus ojos. A todas horas, de la mañana a la noche, consume sus horas paradas, inútiles, indignas, frente a ellos, mientras desayuna, come, cena, los ve en la televisión, los escucha en la radio, los lee en el periódico. Los mismos nombres, las mismas caras, les ve más canas y más arrugas, envejecidos como él, van y vienen, algunos a veces desaparecen y otros llegan. Y ahora son más. En los últimos meses, otros nuevos se asoman al espectáculo, dando codazos impúdicos a los que guardaban su sitio con esfuerzo, dinero y mentiras. Gestos, muecas, voces. A todos les grita impotente su rabia, traidores contra una víctima anónima. Él que trabajó con honradez toda su vida. Ahora conspiran para hundirle la vida que se…

Ver la entrada original 356 palabras más

El post que me negaba a escribir

al Fin y al Cabo

Hace dos semanas que volví a pisar España. Seis meses difíciles de olvidar en los que he dejado recuerdos, grandes amigos y familia. Durante estos casi quince días me recordaba una y otra vez que tenía que escribir, volver a nuestro pequeño rincón. Cada vez que me sentaba ante esta pantalla en blanco los recuerdos se amontonaban, pero los dedos se oponían a juntar letras.

image

Ver la entrada original 702 palabras más

Ferrari 1997: la macchina

Corría el año 97. Ferrari todavía tenía las cosas claras y Schumacher volaba por los circuitos de medio mundo. Esta foto que veis está en Las Rozas, justo-justo en la tienda Ferrari, donde muy pocos entran. Más bien paran los curiosos a golpe de instantánea. Chasis con estructura de panel, motor V10 con apertura de 90º, cambio secuencial de 7 marchas y muchas- muchas ganas de volar. Ahora que Fernando Alonso parece que vuelve a McLaren se nos vienen a la cabeza todas las gestas Schumi. En mi recuerdo, por su puesto, al gran Ayrton Senna que nos enamoró en sus duelos con el teutón, que por cierto, ha tenido una ligera mejoría.

El olor a gasolina rezuma por los cuatro costados de la macchina, piu bella. Federico Fellini, en su Amarcord, estaría orgulloso de este bello carro que sin ningún lugar a dudas permanece en nuestra retina. Incombustible y perplejo por paso de los años