Milenarismo energético va a llegar

Fernando Arrabal (Ceuta, 1935) popularizó el concepto milenarista cuando solo las “castas” nobles adivinaban de qué se trataba. No es tanto el final de los tiempos artísticos o el advenimiento de lucifer a la tierra lo que nos trata sino cómo la necesidad de regeneración artística y, en este caso, tecnológica nos deviene en un futuro cargado de similares diferencias sociales a las actuales. La electricidad como lapso energético falsamente limpio y el supuesto fin de las energías fósiles está al llegar.  

En el mundo de los transportes se dijo que el diesel se va a acabar y  la gasolina prevalecería durante unos años a razón de su inferiores emisiones contaminantes. Las pilas niquel cadmio abrirán una amalgama de nano posibilidades de almacenamiento que estrangularán poco a poco a los países en vías de desarrollo. Eso, al menos, dicen los visionarios de Endesa e Iberdrola.

La modularidad de los medios de transporte encrastrados unos en otros es una realidad que, como nos dicta el ejemplo del TEB (Transit Elevated Bus) visto en la 19th Exposición de tecnología de Pekín, algo ayudará a la descongestión del tráfico rodado y a unas menores dosis de CO2

TEB
The Transit Elevated Bus (TEB)

Los vehículos eléctricos llaman a la puerta de los incrédulos del petróleo sin prever que la generación de la energía no es, a día de hoy, limpia. Todavía funcionan centrales térmicas que arrojan cerca de 40 millones de toneladas de dióxido de carbono. Ni que decir del todavía pavor a la energía atómica: no contamina en acto pero sí en potencia.

La pila de hidrógeno, la energía eólica, la energía solar: son soluciones limpias pero que también provocan daños colaterales. Medioambientales y picaresca de leyenda urbana: buitres estrellados contras las aspas; granjas solares alimentadas por la noche con motores de explosión, diesel, para más datos.

Solar energy
“te echamos” de menos porque nos faltaron tejas

Los campos patrios están repletos de molinos de viento que muchos asocian a Don Quijote pero más parecen gigantes atacando a las otroras veleidades del extinto imperio español. El molino de viento ha sido una constante en la península pero con objetivos bien distintos. Antes los sueños de grandeza se amilanaban con medidas útiles para el quehacer diario. Moler trigo y sacar agua. Ahora se pretende recuperar lo contaminado. La capa de ozono no opina igual a pesar de que desde 2000 está “sufriendo” una paulatina mejoría ya que la concentración de CFC (Clorofluorocarbonos) se está reduciendo a ritmo del 1% anual. El agujero supone, aun así, 29.000.000 de kilómetros cuadrados

Ozone

¿Cuál es la verdad energética?: La cifras del petróleo son optimistas. Todavía queda. Además, Donald Trump está preparando una invasión de tipo imperialista a algún país cargado de reservas de petróleo o gas para, de esa forma, encarecer el precio del barril en sus últimos estertores. El lobby de la electricidad deberá esperar al colapso milenarista de Arrabal

 

Stanley Kubric, Deisy Deisy

Si un director de cine puede dejar marca es Stanley Kubric (julio 1928 – marzo 1999). Aprendimos de él qué es la gravedad cero. Qué es una explosión en el espacio exterior. Qué es el infinito. Personaje con un carácter especial, Jack Nicholson no habla muy bien de él. Y no digamos Tom Cruise o Nicole Kidman. Exigía demasiado. Fanático del cine, jacobino de la ficción y, sobre todo, amante del arte.

Un artista al fin y al cabo que, si os decimos la verdad, nos atrae bastante más por sus Senderos de Gloria que por 2001, una odisea en espacio. Nada que ver con la ciencia ficción y sí con un pasado atroz de barricadas, de líneas Maginot; hombres que caían a cientos por la inconsciencia e inconsistencia de unos mandatarios apegados al ingreso de divisas, a su fácil máquina de hacer dinero, al tremendo nacionalismo. (Todos sabemos que no hay fronteras)

 

Stanley Kubric
Stanley Kubric
Senderos de gloria
Senderos de gloria

No creemos que sea muy amigo de las Redes Sociales pero sí sabemos que es el director que nos ha hecho vibrar, que acertó con su análisis del futuro; un poco kitsch, pero al fin y al cabo futuro. Futuro que ya está aquí.

No creemos que sea un amante de las redes sociales. Más bien debía estar sumido en una biblioteca en los highlands. Con numerosos volúmenes de Julio Verne, con grabaciones de Fritz Lang y algún que otro artículo de The Times.

El ejemplo de su apabullante personalidad puede describírnoslo Shelley Duval, Wendy Torrance en la película El Resplandor. Terminó de los nervios por la exageradamente exigente actitud de Kubrick en las frías noches de Oregón. El gesto desquiciado de la actriz de Houston no es un artificio de la profesión sino una reacción natural y real ante el déspota del celuloide. Repeticiones incansables de tomas. Falta de descanso en el equipo. La perfección tiene un precio. Nicole Kidman y TomCruise lo saben.

 

Hal 9000 nos observa cuidadosamente en un mundo sin fronteras. En una crisis que empieza a ver la luz. ¿Qué nos diría Hal? Deisy, deisy… Paranoia de unas baterías a punto de fenecer.

Hal 9000
Hal 9000

Un director maldito que nos enseñó a valorar el travelling, con su steady cam y ya de paso, para los más pequeños, con el Cinexin. Este último queda como recuerdo ineludible en ese eterno retorno del arte, de cine. Aunque sea un juguete donde el pato Lucas evolucionaba con Mickey Mouse al tiempo que la canoa se desmontaba en milésimas de segundo.

 

cinexinsteaady cam

El arte por el arte. Aquí Benito Jerónimo Feijoo vería las lágrimas de la lluvia resbalar por el cristal de la calesa. Un Feijoo que posiblemente tenga una raíz común con Stanley; el beneplácito de las musas, el talento del escultor en bruto. Almas gemelas que hoy estarían forzosamente en redes sociales. Y darían a conocer su arte, sus productos a través de la comunidad online virtual