Burán

Un ejemplo de espionaje al más alto nivel.

El programa fallido de transbordadores espaciales ruso no tenía otro objetivo que el de competir con Estados Unidos. El método del plagio ha sido muy desarrollado a lo largo de la historia y si no véase la técnología japonesa.

Burán voló tan sólo una vez en 1988 sin tripulación y sin sistemas de ignición. Orbitó dos veces sobre la tierra y de ahí no pasó. Quizá lo más interesante fue una toma completamente automatizada y nada que ver con las entradas en atmósfera de su modelo original americano que precisa, todavía hoy, de la pericia del piloto.

MKS
Pudriéndose en una base militar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s