Agoreros de crisis y las criptomonedas

por | 12 enero, 2018

Las crisis económicas han sido definidas como burbujas, no sin cierto tono desdramatizador; y fue en 2000 la primera así definida: burbuja de las punto com. En 2007 sobrevino la inmobiliaria. Para la próxima los tiros van por lo crediticio; todavía por definir, las líneas ya están marcadas: la expansión del crédito interior chino colapsa. ¿Es el momento de las inversiones en mercados de divisas virtuales: las criptomonedas?

La situación de China comienza a ser alarmante: la inflación sube al 1.8%, el PIB crece al 4.9 (año anterior al 5,8); y la previsión para el 2020 es del 5%. El índice PMI (Purchasing Manager’s Index) de manufacturas y servicios de empresas en el país asiático arroja datos significativos. China pierde impulso y es sustituida por India que crece al 8% del PIB.

Índice de manufacturas y servicios en China

Índice de manufacturas y servicios en India

El elevado déficit comercial de EEUU con China, 347.000 millones de dólares, invierte las necesidades. Si China presta menos dinero la producción asiática ralentiza la producción ingente de pseudo-productos y las posibilidades de crecimiento exterior aumentan. La capacidad de compra asiática disminuye. La balanza de pagos EEUU-China mejoraría para el primero pero las posibilidades de contagio son elevadas: ¿nos espera una contracción del crédito global?

Mientras tanto, en la India los indicadores de crecimiento prevén un corto y medio plazo macro-económicamente exitoso. Bien distinto es el bienestar de su población. En línea con el discreto encanto de las grandes cifras que abundan en los intereses de esa entelequia llamada país que poco, o nada, tiene que ver con la población:

                         Fuente: IMF – World Economic Outlook Database, 2017

El debate permite dos planteamientos: o bien existe la recogida de beneficios o bien la burbuja del crédito ha tocado fondo. De cualquier manera el movimiento es de recolección. Las inversiones seguras, rígidas e invariables se complican. Cobran valor los mercados tradicionales de metales preciosos y cualquier novedad es bienvenida aunque con las consabidas precauciones especulativas. La moda se centra en las criptomonedas, los sucedáneos cool-tocomocho del Bitcoin: Ethereum, Ripple XRP; Dash; Litecoin; Monero XMR; NEO; Un Ethereum está a 1000 €.

Si, además, queremos abandonarnos al avasallador control de nuestras inversiones imaginativas, sin fundamento o elucubrativas, no debe faltar el monedero electrónico. Suerte de dispositivo de pago NFC y Bluetooth allá donde admitan las virtuales divisas. Creado por la startup XZEN en su web adivinamos cierto aire de crowdfunding. El dispositivo es de líneas limpias aunque la utilidad del pago electrónico no acaba de despegar (aun menos con criptomonedas). Solo en un mes los ciberdelicuentes robaron 48 millones de euros en Ethereum.

 

 

 

Anuncios