Stanley Kubric, Deisy Deisy

Si un director de cine puede dejar marca es Stanley Kubric (julio 1928 – marzo 1999). Aprendimos de él qué es la gravedad cero. Qué es una explosión en el espacio exterior. Qué es el infinito. Personaje con un carácter especial, Jack Nicholson no habla muy bien de él. Y no digamos Tom Cruise o Nicole Kidman. Exigía demasiado. Fanático del cine, jacobino de la ficción y, sobre todo, amante del arte.

Un artista al fin y al cabo que, si os decimos la verdad, nos atrae bastante más por sus Senderos de Gloria que por 2001, una odisea en espacio. Nada que ver con la ciencia ficción y sí con un pasado atroz de barricadas, de líneas Maginot; hombres que caían a cientos por la inconsciencia e inconsistencia de unos mandatarios apegados al ingreso de divisas, a su fácil máquina de hacer dinero, al tremendo nacionalismo. (Todos sabemos que no hay fronteras)

 

Stanley Kubric
Stanley Kubric
Senderos de gloria
Senderos de gloria

No creemos que sea muy amigo de las Redes Sociales pero sí sabemos que es el director que nos ha hecho vibrar, que acertó con su análisis del futuro; un poco kitsch, pero al fin y al cabo futuro. Futuro que ya está aquí.

No creemos que sea un amante de las redes sociales. Más bien debía estar sumido en una biblioteca en los highlands. Con numerosos volúmenes de Julio Verne, con grabaciones de Fritz Lang y algún que otro artículo de The Times.

El ejemplo de su apabullante personalidad puede describírnoslo Shelley Duval, Wendy Torrance en la película El Resplandor. Terminó de los nervios por la exageradamente exigente actitud de Kubrick en las frías noches de Oregón. El gesto desquiciado de la actriz de Houston no es un artificio de la profesión sino una reacción natural y real ante el déspota del celuloide. Repeticiones incansables de tomas. Falta de descanso en el equipo. La perfección tiene un precio. Nicole Kidman y TomCruise lo saben.

 

Hal 9000 nos observa cuidadosamente en un mundo sin fronteras. En una crisis que empieza a ver la luz. ¿Qué nos diría Hal? Deisy, deisy… Paranoia de unas baterías a punto de fenecer.

Hal 9000
Hal 9000

Un director maldito que nos enseñó a valorar el travelling, con su steady cam y ya de paso, para los más pequeños, con el Cinexin. Este último queda como recuerdo ineludible en ese eterno retorno del arte, de cine. Aunque sea un juguete donde el pato Lucas evolucionaba con Mickey Mouse al tiempo que la canoa se desmontaba en milésimas de segundo.

 

cinexinsteaady cam

El arte por el arte. Aquí Benito Jerónimo Feijoo vería las lágrimas de la lluvia resbalar por el cristal de la calesa. Un Feijoo que posiblemente tenga una raíz común con Stanley; el beneplácito de las musas, el talento del escultor en bruto. Almas gemelas que hoy estarían forzosamente en redes sociales. Y darían a conocer su arte, sus productos a través de la comunidad online virtual

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s